Navidades en Roma, Italia

Querido sobrino Gobo:

Después de una larga temporada descansando, me decidí a comenzar una nueva aventura por una bonita ciudad humana llamada Roma, o como también dicen conocerla: La ciudad eterna.

Tuve que madrugar un poco para llegar al aeropuerto donde por primera vez me subí a un avión. Es increíble el tiempo que pierden estos humanos en estos sitios; que si documentación por aquí, que si pasillos por allá, que si quítese todo lo que lleva y póngalo en una cinta (me hicieron quitar hasta el sombrero que nunca me quito), que si ahora espere en esta sala una hora más hasta que embarquemos... Un simpático señor me tomó esta foto como recuerdo de esos momentos.

Tengo que decir que el vuelo fue muy agradable, en poco más de dos horas ¡ya estaba en otro pais! ¿Te lo puedes creer Gobo? Con los días y días que he tenido que andar para desplazarme en distancias similares. Estos humanos a veces son más inteligentes de lo que pensaba.

Llegué a la ciudad con mucha hambre, así que me dispuse a llenar el estómago y a dar una vuelta por esta bonita ciudad con tantos siglos de historia.
Pregunté a un guía qué era lo primero que tenía que ver por allí, y me indicó que por supuesto, ¡el Coliseo!

Me hice una foto de cerca por si en la anterior no me reconocías. Los humanos me miraban impacientes pues parecía que esta roca era uno de los mejores puntos para fotografiarse.

Ya era de noche y como no conocía la ciudad, preferí descansar y coger fuerzas y el día siguiente ver a fondo la ciudad.

El Coliseo

 

El Coliseo de Roma es considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, igual que todo el centro histórico de la ciudad de Roma. Si una cosa no les falta es historia, aunque también esconden muchísimas curiosidades. ¿Sabías que el anfiteatro se ha convertido en un símbolo contra la pena capital?. La pena de muerte fue abolida en Italia en 1948.  Desde el año 2000, las autoridades romanas mantienen el edificio iluminado durante 48 horas cada vez que en algún lugar del mundo se le conmuta o aplaza una sentencia de muerte a un condenado.

¡El foro romano! Aquí se cocieron muchos de los episodios históricos no sólo de la Historia de una ciudad como Roma sino de la Historia Universal. Estar aquí pone los pelos de punta aunque sólo queden un puñado de piedras, no sólo es lo que hay, sino el símbolo y el lugar, la presencia histórica. Igual que al ver un río nunca ves el mismo agua pero siempre lo percibes como algo inmutable y eterno. Así es también este lugar.

El Foro Romano con el monte Palatino al fondo.

 

Roma está llena de historia, de cultura, de calles y construcciones preciosas, de ricas pizzas y pasta. Eso sí, es casi imposible cruzar las carreteras aunque utilices los pasos habilitados para peatones. Un romano me dijo que el truco era mirar fijamente a los ojos de manera desafiante a los conductores, que esa era la única forma de hacer que los vehículos se detuvieran y así poder cruzar. La verdad es que a mi me funcionó, así que apúntalo si algún día visitas la ciudad.

Otra de las visitas obligadas es la ciudad del Vaticano. Aunque si quieres entrar a la Basílica de San Pedro te recomiendo madrugar ya que diariamente son muchos humanos los que tienen la misma idea. Una de las esculturas más significativas que se encuentran allí es "La Piedad" de Miguel Ángel, obra finalizada en el año 1500 y realizada durante la estancia del artista en Roma. Es una de las más famosas esculturas de la historia del arte y Miguel Ángel solo tenía 25 años cuando la llevo a cabo.

Plaza de San Pedro.

 

Podría enseñarte muchas fotos y contarte mucho más, pero prefiero dejarte otras maravillas por descubrir. Seguro que si vienes por aquí un día, eres tú el que puede contarme a mi otras cosas curiosas que a mi se me escaparon.

Un abrazo de tu tío Matt.

Jueves, 4 de enero de 2018